Especial

¿Cómo usar aceites para tener un cabello sano y bello?

Aunque los aceites ofrecen una textura que resulta fácil de aplicar, no siempre son indicados para todos los tipos de pelo
Alison Delplace | GDA
08 Enero, 2018 | 08:00 hrs.

Es frecuente que el pelo largo se parta o quiebre en las puntas, además de resecarse y perder fuerza. Una buena nutrición, la actividad física, un sueño de calidad y una higiene correcta ayudan a hacerlo más resistente, además del cuidado con aceites de origen natural.

Si bien es siempre un buen momento para aplicar un tratamiento hidratante, emoliente o fortalecedor, la atención se debe poner en elegir componentes idealmente orgánicos, para recibir todas las propiedades que ofrecen y en el modo de uso correcto, explica Eric Jasbon, estilista y director creativo de Grün Peluquería Orgánica.

Por ejemplo, se debe evitar combinar el uso de aceites con el secador o la plancha alisadora, ya que el aceite, al ser sensible al calor, eleva rápidamente su temperatura y produce un daño en la fibra capilar. Por eso, para lograr un buen resultado, se deben ocupar los aceites con calor húmedo, dejar actuar en reposo por alrededor de 20 minutos y luego enjuagar.

Agrega que aunque los aceites suelen ofrecer una textura que resulta fácil y simple de aplicar, no siempre son indicados para todos los tipos de pelos y cuero cabelludos. “Personalmente creo que los aceites son muy recomendables para personas de cabello o cuero cabelludo seco”.

Aparte de regularizar el pH del cuero cabelludo, entregan una excelente hidratación a las raíces y a la fibra capilar —-dice el brasileño, quien recalca la importancia de escoger los aceites de acuerdo con las necesidades personales y no usar cualquier aceite. Eso, asegura, podría causar un efecto no deseado, como la desregulación del pH del cuero cabelludo.

Maida Serrano, fundadora de la peluquería orgánica Te Quiero Verde, explica que son las diferentes características de protección y cuidado las que hacen que un aceite bien utilizado, tanto en el pelo como en el cuero cabelludo, ayuden a que crezca fortalecido.

“Una analogía que me gusta usar es que muchos de los aceites provienen de semillas, y son las semillas las que hacen que crezcan árboles completos. Si una semilla pequeña tiene ese poder de creación, seguramente nos ayudará también a que crezca fuerte algo tan simple como un pelo”, dice Serrano.

También es aconsejable tomar en consideración los ciclos naturales del pelo, pues hay momentos en los que requiere más hidratación que en otros. Maida Serrano acota que es normal que haya períodos en los que crece más que en otros y está más firme. Además, en algunas personas estos ciclos son más lentos o más rápidos que en otras.

“Estos ciclos se ven alterados por diferentes razones, como los malos hábitos alimentarios, el exceso de estrés, tomar medicamentos que puedan alterar directamente el ciclo o lo hagan como efecto secundario y el consumo de hormonas. Pero también inciden variables propias del pelo en sí, como el desequilibrio capilar, es decir, que se acumule grasa o que sea demasiado seco, y la falta de cuidado del cuero cabelludo, que lo debilita”, acota.

En esta línea, es bueno saber que la estación del año también influye en el resultado que se pueda obtener al usar aceites. Esto porque la luz resulta ser un estimulador natural de procesos metabólicos en el mundo vegetal y animal.

“No somos la excepción: en primavera y verano funcionan en forma más dinámica ciertos procesos de crecimiento como el del pelo, pero a la vez los rayos solares pueden producir daño, por lo que debemos exponernos al sol con precaución”, dice Andrea Sarmiento.

Cómo usar los aceites

Los aceites de coco, aguacate y romero son ricos en ácidos grasos esenciales, colágeno y vitaminas E y K, lo que ayuda a restaurar, nutrir y estimular el crecimiento sano de la fibra capilar. Además regularizan el pH del cuero cabelludo, eliminan la comezón y "son óptimos bactericidas", dice Eric Jasbon.

Lo mejor es usarlos durante la noche, como mínimo una hora y media antes de acostarse. Se aconseja aplicarlos con las puntas de los dedos en el cuero cabelludo y masajear para incentivar la absorción de nutrientes. Al día siguiente, lavar el pelo y darle un descanso al menos un día antes de repetir el proceso.

  • De aguacate: se absorbe de muy buena manera y es un gran b. Sus vitaminas ayudan a mantener el pelo sano y brillante. En la piel, ayudan a retrasar el envejecimiento y favorecer la hidratación, junto con promover la producción del colágeno.

  • De romero: explica la tricóloga Andrea Sarmiento que el romero es útil para cuidar el cuero cabelludo y favorecer el crecimiento del pelo: es un excelente reparador de tejidos, tiene efecto antiinflamatorio y estimula el riego sanguíneo. "Quienes tienen piel sensible debieran hacer pruebas de sensibilidad antes de usar aceite de romero", advierte la especialista.

  • De coco: tiene propiedades emolientes que suavizan el pelo y lo mantienen flexible, lo que evita el quiebre. Gracias a su composición libre de químicos y alto aporte de ácidos grasos, penetra en las capas profundas del pelo y lo repara. Eso hace que se fijen los ácidos cuya función es reparar, rellenar y fortalecer la fibra capilar.