Especial/Pixabay

5 formas de evitar que seas resistente a los antibióticos

La OMS promueve la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos 2017
Alejandra Rodríguez |El Universal
20 Noviembre, 2017 | 10:20 hrs.

Muchas de las enfermedades son combatidas con antibióticos. Sin embargo, las bacterias que provocan las infecciones pueden mutar y hacerse resistentes a los antibióticos utilizados para tratar las infecciones que causan.

José Antonio Absalón, farmacólogo clínico de la Universidad Lasalle, señala que esta resistencia es un grave problema para la salud y que por lo tanto, debemos usar los antibióticos con precaución para que sigan siendo eficaces durante el mayor tiempo posible.

Como parte de la concientizar a las personas en relación al uso de antibióticos, la Organización Mundial de la Salud (OMS), promueve del 13 al 19 de noviembre la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos 2017.

Las recomendaciones que señala Antonio Absalón para no generar resistencia a los antibióticos es:

  • Lavarse constantemente las manos para evitar enfermedades

  • Utilizar los antibióticos únicamente bajo prescripción médica

  • Terminar el tratamiento indicado por el médico, aún cuando ya nos sintamos bien

  • Tener un esquema completo de vacunación

  • No mantener relaciones sexuales sin protección, debido a que las bacterias, como la causante de la gonorrea, están manifestando mayor resistencia a los antibióticos.

“Los seres humanos que adquieren un bacteria resistente a los antibióticos tienen más posibilidades de que la enfermedad avance, y se les tiene que administrar antibióticos vía intravenosa o más potentes, con el riesgo de que el sector salud no cuente con él”, afirma el farmacólogo.

La OMS documentó el caso de Matthew, un padre de cuatro niños pequeños de Australia, tenía 39 años cuando lo que comenzó como un dolor de garganta (Streptococcus) se convirtió en una infección farmacorresistente y potencialmente mortal. Su cuerpo sufrió un choque tóxico y, para salvar su vida, los médicos tuvieron que amputarle los brazos y las piernas.

José Antonio señala que en caso de que que la bacteria sea resistente a todos los antibióticos hay que realizar tratamientos no farmacológicos como ventilación en caso de neumonía o cirugía en caso de abscesos. A Matthew se le tuvo que practicar una cirugía para poder salvar su vida.