Los hallazgos mostraron un aumento del 17% en el riesgo de muerte en el grupo que consumía inhibidores de la bomba de protones. (Foto: Especial)

Fármacos para la acidez estomacal aumentan el riesgo de males crónicos

El consumo de estos medicamentos está asociado con un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular y renal
Redacción | El Universal
11 Junio, 2019 | 17:03 hrs.

El uso prolongado de medicamentos para tratar la acidez estomacal (llamados inhibidores de la bomba de protones) se ha asociado con un mayor riesgo de enfermedades crónicas, según un estudio publicado por la Universidad de Washington.

El informe encontró que el consumo de estos medicamentos a largo plazo, aun en dosis, bajas está asociado con un riesgo mayor de enfermedad cardiovascular y renal, así como a cáncer gastrointestinal superior.

“Tomar PPI (inhibidores de la bomba de protones) durante muchos meses o años no es seguro, y ahora tenemos una idea más clara de las condiciones de salud asociadas con su uso a largo plazo”, dijo el autor principal, Ziyad Ali-Aly.

Para el estudio publicado en The BMJ, los investigadores revisaron los registros médicos no identificados en una base de datos del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos.

En ellos identificaron a 157 mil 625 personas, en su mayoría hombres de raza blanca de 65 años o más, a quienes recientemente les recetaron este tipo de medicamentos; además de 56 mil 842 individuos que recibieron bloqueadores H2 para la supresión del ácido.

Los hallazgos mostraron un aumento del 17% en el riesgo de muerte en el grupo que consumía IPP. En ellos las tasas de mortalidad fue de 387 por cada mil personas, mientras que para los bloqueadores H2 fue de 342 por cada mil individuos.

También se encontró que 15 por mil de los usuarios de inhibidores de protones murieron por enfermedades del corazón, cuatro por 1000 por enfermedad renal crónica y dos por mil individuos por cáncer de estómago.

Las tasas de mortalidad por enfermedad cardiovascular fueron de 88 en el grupo con IPPy 73 en el grupo con bloqueadores H2. Para el cáncer de estómago, las tasas fueron seis y cuatro, respectivamente.

Finalmente, en la enfermedad renal crónica las tasas de mortalidad fueron ocho en el primer grupo y cuatro en el segundo bloque.

Además, el estudio encontró que más de la mitad de las personas que tomaban dichos inhibidores lo hacían sin una necesidad médica, aunque los datos no indicaban las razones por las que se habían recetado.

En más del 80% de los usuarios de esos medicamentos tomaban dosis bajas del medicamento recetado, o los equivalentes a las dosis ofrecidas en versiones de venta libre.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS