Especial

El actor de “Harry Potter” sufre desorden mental

En sus casos más severos impide a las personas subir y bajar escaleras
Redacción | El Universal
13 Noviembre, 2017 | 09:00 hrs.

Daniel Radcliffe, protagonista de la saga de Harry Potter, reveló que padece un desorden mental llamado dispraxia, un trastorno neurológico que afecta las habilidades motoras presentes generalmente desde la infancia.

El actor, sin embargo, padece un nivel leve de la enfermedad, que en sus casos más severos impide a las personas subir y bajar escaleras.

De acuerdo con la National Organization for Rare Disorders (NORD), el principal síntoma de la dispraxia, también conocida como apraxia, es la incapacidad de una persona para realizar movimientos. En algunos casos, está acompañada de la pérdida de capacidad para comprender o usar palabras.

“Los comandos para mover se entienden, pero no se pueden ejecutar. Cuando se inicia un movimiento puede ocurrir involuntariamente”, señala NORD.

La dispraxia, explica la organización, es causada por un defecto en la zona del cerebro que contiene la memoria de los patrones de movimientos aprendidos. Esta lesión puede ser resultado de trastornos metabólicos, neurológicos u otros en los que el cerebro esté involucrado, particularmente el lóbulo frontal izquierdo.

También puede ser ocasionada por un accidente cerebrovascular, sin embargo, cuando esta situación ocurre los movimientos disminuyen en cuestión de semanas.

Las formas en que llega a presentarse este desorden mental son:

  • Limbo-cinética: incapacidad de realizar movimientos precisos o exactos con un dedo, brazo o pierna.
  • Ideomotora: incapacidad de imitar movimientos de extremidades o cabeza realizados por otros.
  • Ideacional: incapacidad de crear un plan para un movimiento específico.
  • Bucofacial: nula capacidad para coordinar y realizar movimientos faciales y labiales, como silbidos.
  • Oculomotora: dificultad para mover los ojos.

El intérprete de Harry Potter tenía problemas en la escuela debido a la dispraxia, por lo que se acercó a la actuación.

La portavoz de Radcliffe confirmó la información del padecimiento. “Sí, Dan Radcliffe tiene dispraxia. Es algo que nunca ha escondido. Afortunadamente su condición es muy leve y en sus peores manifestaciones le impide atar sus agujetas y presenta mala escritura”.