El cerebro de las futuras madres está dispuesto para tener más actividades relacionadas con el cuidado de los hijos. (Foto: Especial)

El embarazo hace a las mujeres menos egoístas: experto UNAM

En el embarazo se suscitan cambios en la comunicación de las neuronas que conducen a la madurez sexual
Redacción | El Universal
13 Mayo, 2019 | 15:59 hrs.

Al embarazarse y tener un bebé, el cerebro de las mujeres reorganiza las redes neuronales para mejorar los procesos cognitivos y tener una atención selectiva y memoria más eficiente.

Así lo afirmó el académico de la Facultad de Psicología de la UNAM, Eduardo Calixto González, quien explicó que durante este proceso se suscitan cambios en la comunicación de las neuronas que conducen a la madurez sexual.

“Entonces las madres tienen la facultad de olvidar pensamientos egoístas y se incrementa el instinto de protección benéfico para el cuidado del hijo”, dijo en un comunicado.

El universitario señaló que este proceso no es un fenómeno aprendido sino que es el resultado de una hormona, llamada oxitocina, que el cerebro de las madres segrega para crear apego con el bebé.

La interacción madre-hijo deriva en un retroalimentación positiva: cargarlo y alimentarlo favorece la organización neuronal del cerebro.

También aumentan algunas hormonas como la progesterona y los estrógenos, añadió el jefe del Departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría.

De esta manera, el cerebro de las futuras madres está dispuesto para tener más actividades relacionadas con el cuidado de los hijos.

“Ellas aprenden en tiempos más cortos ciertas actividades, como cocinar; así se garantiza el cuidado del ser humano y se disminuyen los riesgos de vida del bebé”.

Agregó que después del primer embarazo se tiene una madurez neuronal que difícilmente se observa en otra etapa, y eventualmente ocurre un proceso para optimizar la toma de decisiones.

El embarazo también es un periodo en que se incrementa la percepción de varias motivaciones emocionales y eventos que el cerebro selecciona para generar memorias.

El especialista destacó que durante el embarazo el sistema inmunológico detecta células que no pertenecen al organismo pero en lugar de atacarlas, ocurre una inmunosupresión fisiológica para permitir un feliz proceso.

En consecuencia, cambia la percepción de lo que se come y huele, por lo que surgen las náuseas ante ciertos alimentos. Además, la percepción del oído y la vista se agudizan e incluso el sueño aumenta.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS