Especial/Pixabay

¿Tienes dolor al tener sexo?

El reconocimiento y aceptación de nuestro cuerpo es el primer paso para curar un trastorno relacionado con la sexualidad.
Alejandra Rodríguez |El Universal
06 Noviembre, 2017 | 11:00 hrs.

Si alguna vez has sentido dolor en los genitales, durante o después de un encuentro sexual, puedes padecer dispareunia.

Esta enfermedad puede ocurrir tanto en hombres como mujeres. Gabriel Contreras San Juan, sexologo de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, señala que las causas de esta enfermedad son distintas y un especialista debe identificar el motivo para tratarlo de una manera adecuada.

Pero ¿qué provoca la dispaurenia? Hay motivos emocionales y físicos como:

1.Lubricación insuficiente. Es comúnmente causada por una caída en los niveles de estrógeno después de la menopausia, después del parto o durante la lactancia.

2.Lesión, trauma o irritación. Esto incluye lesiones o irritación de un accidente, se presenta tanto en hombres y mujeres, cirugía pélvica o una anomalía congénita.

3. Infección en la vías urinarias. Esta enfermedad causa inflamación en la zona genital femenina y en el momento del contacto sexual se mantiene una fricción.

4. Vaginismo. Contracción involuntaria de los músculos de la pared vaginal puede hacer que los intentos de penetración muy dolorosa.

Los problemas psicológicos:

1.La ansiedad, la depresión y preocupación por nuestra apariencia, influyen para padecer dispaurenia.

2. El estrés aprieta los músculos pélvicos, provocando en las mujeres dolor durante el coito y que carnosidades en el pene reaccione a la fricción, teniendo como consecuencia coitos dolorosos.

Gabriel Conteras recomienda ir a un terapia de reconocimiento sexual “entre más familiarizados y en armonía estemos con nuestro cuerpo y el ejercicio de la sexualidad será más sencillo tratar un trastorno relacionado con la sexualidad”, afirma.

En la Asociación Mexicana para la Salud Sexual tratan la dispaurenia, acabar con el dolor durante el acto sexual es posible, “no hay que tener pena y ocultar este padecimiento, de lo contrario viviremos relacionadas sexuales poco placenteras y tortuosas”